sábado, 24 de octubre de 2009

Ned no se priva

El bueno de Ned tampoco rechaza los buenos momentos de conversación  tomando alguna cervecita, eso si, con moderación, que el exceso ya sabemos que conduce a la lujuria y a la condena eterna. Al fin y al cabo nuestro Señor transformó el agua en vino. 




Y aquí lo tenemos disfrutando de la compañía de unas guapas señoritas que conocedoras del proyecto de Ned no dudan en posar con él y apoyarlo en su justa causa.


El periplo de Ned por las tierras levantinas termina haciendo na visita al puerto de Alicante. A Ned no le importa codearse con la buena sociedad